in ,

Consumo de agua: 10 cosas sencillas que puede hacer para reducir su factura de agua

La única manera de reducir la factura del agua es reduciendo el propio consumo de agua. Para ello, hay muchas cosas sencillas que puedes hacer. Descubra más en este dossier.

1/10 Deja de malgastar el agua: no la dejes correr innecesariamente

Lo primero que debe hacer es cerrar el grifo cuando no lo utilice. Para ilustrar esto: no es realmente necesario dejar el grifo abierto mientras se enjabonan las manos, y mucho menos mientras se lavan los platos. Lo mismo ocurre al afeitarse o cepillarse los dientes. De hecho, la mejor manera de cepillarse los dientes sin malgastar agua es utilizar un vaso. Esto limita la cantidad de agua utilizada y ahorra mucha agua.

2/10 Elija una buena ducha en lugar de un baño

Para reducir la factura del agua, también se recomienda ducharse en lugar de bañarse. Un baño consume unos 200 litros de agua, mientras que una ducha utiliza unos 60 litros sin cerrar el grifo (una proporción de 12 a 15 litros por minuto).

Si además se acostumbra a cerrar el grifo al enjabonarse, el consumo en la ducha baja a 20 litros (unos 40 litros menos). Y este enfoque también reduce el consumo de energía del uso de agua caliente. Con este único reflejo, no sólo reduce sus facturas de agua, sino también las de energía, un buen punto ecológico para usted.

3/10 Invertir en ahorradores de agua

Invertir en dispositivos de ahorro de agua también es una buena forma de reducir la factura del agua. Los limitadores de caudal son los modelos más utilizados. Reducen el caudal normal del grifo entre un 30 y un 70%.

El principio de funcionamiento del limitador de caudal es tal que lo que se limita es el caudal de agua del grifo y no la presión del agua que sale. Así, el usuario reduce su consumo de agua sin perder comodidad. Además, el precio de un aparato de este tipo suele rondar los diez euros para los modelos clásicos, una inversión que se amortiza muy rápidamente gracias al ahorro realizado.

4/10 Favorecer el agua fría o utilizar válvulas mezcladoras termostáticas

La mayoría de las veces, es necesario dejar correr más de 2 litros de agua antes de que el agua de la ducha se caliente. Obviamente, esto es un gran desperdicio. Así, resulta más económico utilizar agua fría para cepillarse los dientes o lavarse las manos.

Si no quiere reducir su comodidad, es posible invertir en válvulas mezcladoras termostáticas que le proporcionan agua caliente casi al instante. Esto puede ahorrarle decenas de litros de agua en cada ducha. El único inconveniente es que la compra de una batidora requiere un presupuesto bastante elevado, entre 80 y 400 euros según la marca. Sin embargo, es una inversión que merece la pena a largo plazo.

5/10 Cuidado con las fugas de agua

Una descarga de inodoro con fugas consume unos 600 litros de agua al día, lo que equivale al consumo diario de 4 personas. Un grifo que gotea consume unos 5 litros de agua cada hora, o 120 litros en un día. Por ello, las fugas de agua pueden provocar un elevado consumo de agua, por lo que deben vigilarse de cerca.

Hay que elegir entre arriesgarse a un aumento innecesario de la factura o pagar una simple reparación. Además, las reparaciones de las fugas de agua suelen ser sencillas y poco costosas.

De hecho, detectar una fuga de agua es bastante fácil. Lo único que hay que hacer es apagar todos los aparatos que consumen agua en la casa y luego leer el contador. Si sigue funcionando, entonces tiene una fuga de agua en su casa.

6/10 Optimización del uso de la lavadora y el lavavajillas

Poner el lavavajillas y la lavadora sólo cuando están llenos es un simple reflejo que puede ayudarte a reducir la factura del agua. De hecho, este truco permite hacerlos funcionar con menos frecuencia, lo que reduce el consumo de agua. Optimizar el uso de ambos electrodomésticos también ahorra energía en la casa.

7/10 Utilizar el modo ecológico en los electrodomésticos

Las lavadoras y los lavavajillas utilizan cantidades astronómicas de agua. Por eso es aconsejable llenarlos antes de usarlos. Sin embargo, no se queda ahí… También puede valer la pena invertir en un equipo que tenga un modo ecológico. Esta característica permite reducir considerablemente el consumo de agua y energía del equipo.

El principio del modo ecológico se basa en un calentamiento más lento del agua, lo que significa que se utiliza menos agua y se ahorra casi un 50% de energía. Por supuesto, los ciclos son más largos, pero el ahorro merece la pena.

8/10 Tirar de la cadena con menos frecuencia

Tirar de la cadena con menos frecuencia es una forma sencilla de reducir el consumo de agua. Salvo en casos de fuerza mayor, al menos evite hacerlo cada vez que tire de la cadena. Por supuesto, dependiendo del número de residentes en la vivienda o del número de baños, esta solución puede no ser adecuada para todos.

En este caso, otra posibilidad sería equipar el baño con un sistema de doble descarga. Los depósitos de agua de los inodoros son a veces demasiado grandes (unos 10-12 litros), lo que hace que se desperdicie mucha agua cada vez que se tira de la cadena. Un inodoro de doble descarga permite llenar la cisterna de 3 a 8 litros según el uso.

Mejor aún, para reducir la factura del agua, puede valer la pena recoger el agua utilizada en la ducha en un cubo y utilizarla después en la cisterna del inodoro. De este modo, no desperdiciarás agua potable innecesariamente.

9/10 Regar el jardín con agua de lluvia recuperada

El jardín es un gran consumidor de agua. Su mantenimiento requiere entre 15 y 20 litros de agua por m2. Por eso se recomienda regar el jardín cuando sea necesario.

Lo más sencillo es reducir el consumo de agua en el jardín y recoger el agua de lluvia, que es un recurso totalmente gratuito. El acolchado del jardín es también una excelente manera de mantener la humedad en el huerto y en los parterres, lo que reducirá la frecuencia de los riegos. Además de reducir su factura de agua, este reflejo le permite proteger mejor el suelo y limitar la aparición de malas hierbas.

10/10 Limpiar el coche con un cubo

Si tienes un coche, también deberías pensar en reducir la cantidad de agua que utilizas para limpiarlo. La forma más fácil de hacerlo es utilizar un cubo de agua en lugar de una manguera.

Además, no siempre es necesario utilizar agua potable para lavar el coche. Si su casa dispone de un depósito o sistema de recogida de agua, también puede utilizar el agua de lluvia del lavadero de coches.

Lea más consejos sobre cómo ahorrar dinero aquí

 

 

Adorlee Allard

Escrito por Adorlee Allard

Me apasionan las palabras, por lo que convertirme en editor web se ha convertido en una obligación. No dudo en compartir mi opinión sobre todos los temas, incluidos los animales, los consejos cotidianos y las noticias