in ,

Lavavajillas: ¿Cuáles son los 6 errores que no hay que cometer?

El lavavajillas es un aliado doméstico muy práctico para ahorrar tiempo y mantener la vajilla limpia.

Sin embargo, un uso inadecuado, la falta de mantenimiento e incluso los errores de funcionamiento pueden degradar su rendimiento. En esta sección, veremos los 6 errores que debes evitar si quieres utilizar este dispositivo correctamente.

Amontonar los platos sucios y sobrecargar el lavavajillas

Aunque el objetivo principal de la máquina es lavar la vajilla sucia, es conveniente aclarar la vajilla y los utensilios en agua limpia antes de introducirlos en el lavavajillas, ya que esto puede dañar el filtro. Para un uso óptimo del aparato, éste debe utilizarse de forma ordenada y cada plato debe colocarse en su propio lugar.

Uno de los errores que se pueden cometer es sobrecargar el lavavajillas para asegurar un lavado suave y uniforme. Esto no sólo hace que la máquina sea improductiva, sino que sus cubiertos no saldrán limpios. Así que es mejor hacer varios lavados que amontonar platos sin clasificar.

Además, consulte las instrucciones para colocar los cubiertos en su sitio.

Poner todos los utensilios en el lavavajillas

A menudo tendemos a meter todos los utensilios en el lavavajillas, aunque esto puede dañar la máquina. Algunos ejemplos de estos utensilios son los cubiertos de madera, los biberones y los vasos de cristal. Estos materiales absorben el líquido de aclarado y el uso de estos cubiertos es perjudicial para la salud.

No utilizar la cantidad adecuada de abrillantador

Verter demasiado abrillantador en el lavavajillas puede dañar los cubiertos y también el aparato. Para un uso adecuado, debe utilizar siempre un tapón vertedor que le ayude a cuantificar la respectiva dosis de líquido de enjuague. Además, utilizar demasiado líquido de aclarado atascará el aparato. Por lo tanto, utilice la dosis con moderación.

No utilizar un ablandador de agua

La acumulación de cal en las paredes del lavavajillas está causada por el agua. Además, algunas aguas son más calcáreas en una región que en otra. Para evitar eficazmente la formación de cal, que afecta al rendimiento de su aparato, no debe cometer el error de no utilizar un descalcificador. Puedes conseguir uno en una tienda dedicada a productos de limpieza y mantenimiento.

Apurando el vaciado de la canasta

Apresurarse a sacar el lavavajillas después de un ciclo de lavado es uno de los errores más comunes que se pueden cometer. Aunque el programa de secado esté llegando a su fin, es conveniente que el lavavajillas tenga tiempo para secar bien su contenido. Para ello, recuerde siempre abrir la puerta del aparato durante 20 o 30 minutos después de cada ciclo de lavado.

Una vez transcurrido este tiempo, vacíe el lavavajillas de forma organizada, empezando por la rejilla inferior. Esto evitará que el agua estancada de los cuencos volcados y los tallos de los vasos caigan sobre los cubiertos ya secos en el estante inferior.

No mantener el aparato con regularidad

Incluso si tiene un lavavajillas de alto rendimiento y robusto, su mantenimiento también determina su longevidad. En efecto, no lavar el electrodoméstico con regularidad puede acarrear todo tipo de problemas. Entre ellas, la aparición de sarro, los malos olores y la proliferación de microbios.

Para disfrutar de un lavavajillas limpio, higiénico y funcional, no descuides su limpieza, especialmente la del filtro. El filtro recoge los restos de comida y los pequeños trozos de vidrio a través de un tamiz y debe mantenerse libre de residuos.

Adorlee Allard

Escrito por Adorlee Allard

Me apasionan las palabras, por lo que convertirme en editor web se ha convertido en una obligación. No dudo en compartir mi opinión sobre todos los temas, incluidos los animales, los consejos cotidianos y las noticias