in ,

Los tomates necesitan fuerza para madurar: ¿con qué abonar para obtener el máximo rendimiento?

Pronto será el final del verano. Antes de que llegue el otoño, es importante abonar la tierra para que los tomates maduren.

En general, los tomates se plantan de marzo a mediados de mayo. Como a los tomates les gusta el clima cálido, pueden cultivarse en cuanto no haya riesgo de heladas. Para disfrutar de una buena cosecha cuando hace buen tiempo, los tomates necesitan suficiente calor y sol.

También prefieren un suelo bien enriquecido y un riego adecuado. Si les faltan nutrientes, la cosecha no será abundante y los tomates no tendrán tan buen sabor. Para plantar tomates con éxito y obtener tomates hermosos y jugosos, hay que darles un poco de ayuda para que maduren. Para ello, ¡elija bien el abono!

 

Voir cette publication sur Instagram

 

Une publication partagée par COMPOSTIKA (@compostika)

Fertilizar la tierra con abonos naturales

Descubra cómo utilizar las cáscaras de cebolla y las cenizas de madera para hacer un abono completamente natural y orgánico para sus tomates.

Pieles de cebolla

No tires las pieles de las cebollas a la basura. No desperdicies los nutrientes que tus tomates adoran. Las pieles de las cebollas están repletas de nutrientes y tienen propiedades sorprendentes que las convierten en un excelente abono.

Contienen flavonoides, carotenoides, magnesio, potasio, hierro y vitaminas E y C. Utilizados como abono para los tomates, se convierten en una fuente de nutrientes esenciales para su maduración.

Para hacer este abono milagroso, utilice un puñado de cáscaras de cebolla. Hervirlo con 5 litros de agua durante 10 minutos. Después de dejar enfriar la mezcla, colar la decocción y diluirla con agua. 2 litros de infusión son más que suficientes para 10 litros de agua. Riegue sus cultivos de tomates de 2 a 3 veces a lo largo de la temporada con esta mezcla.

La ceniza: un valioso abono mineral

La ceniza de madera es una verdadera fuente de nutrientes. Aporta minerales, oligoelementos y otros elementos químicos beneficiosos para las plantas, como el fósforo, el potasio y el calcio. Estos elementos favorecen el crecimiento y la fructificación.

Por tanto, la ceniza es el abono ideal para la plantación de tomates. El uso de ceniza en el abono estimulará el desarrollo de las raíces, fortalecerá los tallos y mantendrá verdes las hojas del tomate. Además, los nutrientes que contiene la ceniza de madera ayudan a producir tomates hermosos y maduros.

Puede utilizar la ceniza sola diluyéndola con agua. También se puede combinar con la decocción de cebolla. 2 cucharadas de ceniza de madera son suficientes para una decocción de 5 litros.

Cuidar los tomates: ¿cómo repeler las plagas?

Cuidar los tomates significa también protegerlos contra las distintas enfermedades y plagas que pueden debilitarlos. La decocción de cebolla es una de las formas más eficaces de repeler las plagas no deseadas en los tomates.

Esto se debe a que la piel de la cebolla contiene compuestos de azufre y alicina, que repelen las plagas y las bacterias. También puedes añadir 30 g de jabón de lavandería rallado, una cucharada de bicarbonato de sodio y una cucharada de aceite vegetal para una decocción de 5 litros. Una vez que la decocción antiparasitaria esté bien mezclada, basta con rociar los tomates.

El mejor momento para aplicar esta pulverización es justo después de la siembra. Sin embargo, también puede aplicarse durante el periodo de floración y cuando las hojas amarillas están presentes. Además de deshacerse de las pequeñas plagas, esta mezcla también tiene una propiedad fortificante para ayudar a que los tomates maduren bien. La ceniza también tiene propiedades fungicidas y desinfectantes naturales y ayuda a prevenir ciertas enfermedades.

Adorlee Allard

Escrito por Adorlee Allard

Me apasionan las palabras, por lo que convertirme en editor web se ha convertido en una obligación. No dudo en compartir mi opinión sobre todos los temas, incluidos los animales, los consejos cotidianos y las noticias